2021-05-23T19:52:19.221Z2021-05-23T20:26:30.835Z
Sunday, May 23, 2021

¿Es lo mismo un coach que un mentor?

Ya sabes que el coaching puede ayudarte a alcanzar tus objetivos personales y profesionales. Pero ahora vamos a repasar la figura del mentor, para explicar en qué se diferencian y en qué se asemejan estos dos especialistas. Además, daremos respuesta al debate coach versus mentor, ayudándote a decidir qué profesional necesitas.

Aclarando conceptos

Un error muy común consiste en pensar que mentor es la traducción de coach al español. Nada más lejos de la realidad, puesto que se trata de profesionales con funciones muy distintas. En las siguientes líneas vamos a explicar las diferencias y similitudes entre ambos desde un enfoque práctico.

Los mentores han estado presentes en el mundo empresarial desde hace muchos años, aunque de una forma distinta a la actual. Por ejemplo, Steve Jobs fue el mentor de Mark Zuckerberg, fundador de Facebook. Respecto a los coaches, gozan de popularidad en grandes multinacionales, como es el caso de Google, que cuenta con una estrategia de coaching interno.

Dos disciplinas que parten de la psicología

Tanto el mentoring como el coaching tienen sus bases en la psicología humana y aprovechan el poder de la motivación. Sin embargo, no hace falta ser psicólogo para ser coach o mentor, además tienen otras características en común que deberías conocer.

  1. Primeramente, ambas disciplinas aportan realismo para escoger objetivos accesibles y medibles. Para ello, se basan en el análisis de la realidad y de las posibilidades que cada persona tiene a su disposición.
  2. A su vez, el coaching y el mentoring tienen aplicaciones en la vida profesional y personal. También fomentan el espíritu crítico y la búsqueda de formas de mejorar una situación.
  3. Otro de los puntos en común lo podemos ver en el propio camino que antecede al objetivo que se ha marcado, ya que las dos ayudan a crearlo siguiendo una serie de técnicas específícas. A su vez, ponen el foco en la detección del potencial de cada persona.
  4. El perfil de los profesionales también es una semejanza importante, puesto que los dos son personas con gran capacidad de escucha activa. A su vez, poseen habilidad para el análisis y están dispuestos a hacer críticas constructivas. Destacan, igualmente, por transmitir su apoyo y confianza en la persona.

La formación, la diferencia clave entre ambas disciplinas

La principal diferencia entre coaching y mentoring es la formación. Vamos a verlo.

  • El coach es una persona que dispone de conocimientos y certificación acerca de esta disciplina y acompaña a sus clientes a cumplir sus objetivos profesionales o personales.
  • El mentor es un profesional que utiliza su amplia experiencia en un campo determinado para que quien lo desee pueda hacer lo mismo dentro de esa especialidad.

Para que lo tengas más claro, vamos a ponerte un ejemplo: un mentor puede ser un ejecutivo que ha fundado una multinacional y asesora a jóvenes emprendedores. El mentor goza de amplios conocimientos sobre el tema, ya que ha realizado el camino que la persona a quien está ayudando (mentee) pretende realizar.

Otra de las diferencias podemos verla en el propio proceso de trabajo con la persona a la que se va a asesorar. Generalmente, el mentoring requiere una colaboración más larga, ya que no solo se trata de sentar las bases que permitan alcanzar los objetivos —como es el caso del coaching— sino que es fundamental acompañar durante el proceso a más largo plazo.

De la misma forma, el coach no comparte su visión personal ni su experiencia, sino que «expande» la mente de la persona a quien acompaña (coachee) para que él mismo saque conclusiones sobre su vida. Por el contrario, el mentor sí transmite sus experiencias para ser una referencia o ejemplo en el que el mentee se pueda mirar.

Asimismo, las técnicas de coaching requieren la iniciativa del cliente, ya que es este quien marca los objetivos que quiere seguir y decide cómo emprender el camino. En el mentoring las estrategias parten del mentor, ya que es él quien conoce el camino para lograr el objetivo, precisamente porque él ya lo ha culminado.

Cómo decidir a cuál acudir

Tras haber analizado las diferencias y parecidos entre las dos, vamos a explicarte en qué casos puedes necesitar cada una. Vamos a plantearlo de una manera objetiva, por lo que es recomendable que lo extrapoles a tus circunstancias antes de decidir si apostar por uno de estos profesionales. A continuación te mostramos cómo elegir coach o mentor.

Piensa en tus aspiraciones

Lo primero que debes hacer es pensar en tu futuro. ¿Qué te gustaría conseguir? Elabora una lista de objetivos realistas pero ambiciosos, en la que no quepan ni el miedo, ni el conformismo, ni las inseguridades. Después, piensa en qué tienen en común todos los propósitos si has escrito.

Si tus metas son mejorar tu autoconfianza (mejorar tus oportunidades de crecimiento o llevar una vida más consciente) un coach te será de gran ayuda. Si, por el contrario, tienes aspiraciones que requieren los consejos de alguien con mucha experiencia (fundar y escalar una empresa o potenciar tu liderazgo innovador), el mentoring te proporcionará el impulso que necesitas.

Determina tus necesidades

Ya tienes claros tus objetivos, pero sigues sin saber cuál elegir. Esto es normal, ya que hay ocasiones que pueden generar más dudas. Como hemos avanzado anteriormente, el mentor tiene una experiencia totalmente dirigida a un ámbito en concreto, ya que ha destacado en ese campo y pretende conseguir que tú también puedas hacerlo.

Si piensas que un profesional que conoce a la perfección los mecanismos de inspiración y motivación es lo mejor para tu proyecto, apuesta por contratar a un coach. En caso de que quieras a alguien que destaque por su experiencia en tu especialidad o sector, ya que es tu manera de confiar en alguien, opta por un mentor.

¿Te sientes más alumno o colaborador?

La relación entre un coach o mentor y su mentee es constante y personal. Con esto nos referimos a que, inevitablemente, vas a tener que hablar de ti, de tus aspiraciones y de las dificultades a las que temes. Por ello, es fundamental que te sientas cómodo a la hora de trabajar con este profesional.

Si prefieres ser alumno, sería idóneo que apostaras por un mentor, ya que va a enseñarte su modo de ver los negocios, y el recorrido que ya ha realizado él. En su lugar, si prefieres ser colaborador y situarte a la misma «altura», un coach te irá mucho mejor, puesto que se crea un vínculo profesional más «horizontal».

Busca tu mayor reto

Todo proyecto tiene que superar una serie de obstáculos, eso es inevitable. Sin embargo, sí que podemos enmendar las dificultades que parten de nosotros mismos. Antes de escoger qué profesional va a ayudarte, te proponemos que pienses en ti y busques la debilidad que más puede afectar a tu plan.

En caso de que te falte motivación, el coach te dará un impulso, es esa su especialidad. Por el otro lado, si te sientes perdido por no saber cómo proceder, el mentor te proporcionará toda la formación y el conocimiento que necesitas. Como hemos visto varias veces en este artículo, ambos te van a ayudar, pero de distintas formas.

Dibuja un horizonte temporal

Hay objetivos a corto, medio, largo y muy largo plazo. Considera dos aspectos: por un lado, el tiempo que vas a tardar para alcanzar tu propósito; por otro, el tiempo durante el que vas a necesitar la ayuda del profesional que escojas. Se trata de una cuestión bastante personal que depende de tus capacidades y actitudes.

Como avanzábamos anteriormente, la colaboración del coach es más bien puntual, limitada a unas semanas o meses en los cuales te explicará cómo debes proceder. Si vas a necesitar un acompañamiento más duradero, el mentor es una solución óptima, ya que su intervención suele ser más prolongada.

Ya hemos aclarado el debate coach versus mentor, pero aún queda mucho por escribir acerca de este tema. Por ello, disponemos de otros artículos en los que profundizamos en ambas figuras y exponemos sus cualidades. Recuerda que no existen vidas perfectas, ya que todas pueden mejorar si contamos con un profesional que nos impulse a lograr nuestros objetivos. Nunca es mal momento para crecer como personas. Y tú, ¿qué objetivos crees que podrías alcanzar si cuentas con un coach o un mentor? ¡Ponte ya manos a la obra!

Related articles

El papel de la confianza de los trabajadores en la innovación. ¿Cómo potenciarla?
¿Es lo mismo un coach que un mentor?

Related tags

Latest Articles
Utilizamos cookies para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de redes sociales y para analizar nuestro tráfico. También compartimos información sobre el uso que haces de nuestro sitio con nuestros socios de redes sociales, publicidad y análisis que pueden combinarla con otra información que les hayas proporcionado o que hayan recogido del uso que haces de sus servicios que pueden combinarla con otra información que les hayas proporcionado o que hayan recopilado a partir de su uso de sus servicios. Tú consientes nuestras cookies si sigues utilizando nuestro sitio web.
ok